Jorge Espinosa

Jorge Espinosa

Yoga

Jorge Espinosa

"Estoy orgulloso de esta gran familia y te invito a formar parte de este grupo, que se caracteriza por su espíritu abierto y enfocado en el servicio hacia los demás."

Considero que mi práctica comenzó cuando mi hermano me introdujo en las artes marciales: yo tenía 5 años y nunca me imaginé que aquello me llevaría al yoga.

Doy clases de Artes Marciales desde hace 15 años, lo que ha sido para mí una buena preparación en el área de la  enseñanza, dándome experiencia con el manejo de clases para adultos y niños.

No fue hasta 1996 que conocí a mi primera y gran maestra de yoga, Rosemary Atry. Más tarde, conocí el Ashtanga Yoga por medio del maestro Baptiste Marceau. Ambos maestros, con su presencia, me inspiraron tanto que decidí que el yoga era mi camino.

Desde entonces el yoga es mi pasión. He tomado clases con grandes maestros de los que he recogido los frutos del yoga; entre ellos Ana Desvignes, Amado Cavazos, Rafael Cervantes, Gibran Gonzalez, Mauricio Victorica, Dharma Mittra, Duncan Wong, Orit Zen Gupta, Yogueswari, Martin Morris, Michael Gannon, Gueshe Michael Roach, etc.. ellos son algunos maestros famosos con los que aprendido, pero sobre todo son mis alumnos con los que día a día comparto y aprendo el verdadero significado del yoga.

En el año 2001 abrí el Centro Kiai, un espacio diseñado para la práctica de artes marciales y yoga. Aquí es donde puse en práctica toda la teoría, y desde entonces he buscado definir un estilo de práctica dinámica, usando la magia de la respiración y el movimiento para unir a las posturas en una danza de energía.

Me baso en las enseñanzas de todos mis maestros, que a la vez fueron influenciados por el Gran Maestro de esta era: Sri. T. Krishnamacharya, el cual fue un gran yogui, sanador, erudito en sánscrito, que pensaba que el yoga debe ser modificado para adecuarse al alumno.

Junto con Ignacio Simons, cocreé la Asociación de Instructores de Yoga de Latinoamérica A.C.LAIYLA, que además de administrar escuelas de yoga, da fe y certifica a los alumnos que se han preparado desde entonces con nosotros. Las puertas están abiertas para todos los estilos de yoga.

Estoy orgulloso de esta gran familia y te invito a formar parte de este grupo, que se caracteriza por su espíritu abierto y enfocado en el servicio hacia las demás personas. 

"Estoy orgulloso de esta gran familia y te invito a formar parte de este grupo, que se caracteriza por su espíritu abierto y enfocado en el servicio hacia los demás."

Considero que mi práctica comenzó cuando mi hermano me introdujo en las artes marciales: yo tenía 5 años y nunca me imaginé que aquello me llevaría al yoga.

Doy clases de Artes Marciales desde hace 15 años, lo que ha sido para mí una buena preparación en el área de la  enseñanza, dándome experiencia con el manejo de clases para adultos y niños.

No fue hasta 1996 que conocí a mi primera y gran maestra de yoga, Rosemary Atry. Más tarde, conocí el Ashtanga Yoga por medio del maestro Baptiste Marceau. Ambos maestros, con su presencia, me inspiraron tanto que decidí que el yoga era mi camino.

Desde entonces el yoga es mi pasión. He tomado clases con grandes maestros de los que he recogido los frutos del yoga; entre ellos Ana Desvignes, Amado Cavazos, Rafael Cervantes, Gibran Gonzalez, Mauricio Victorica, Dharma Mittra, Duncan Wong, Orit Zen Gupta, Yogueswari, Martin Morris, Michael Gannon, Gueshe Michael Roach, etc.. ellos son algunos maestros famosos con los que aprendido, pero sobre todo son mis alumnos con los que día a día comparto y aprendo el verdadero significado del yoga.

En el año 2001 abrí el Centro Kiai, un espacio diseñado para la práctica de artes marciales y yoga. Aquí es donde puse en práctica toda la teoría, y desde entonces he buscado definir un estilo de práctica dinámica, usando la magia de la respiración y el movimiento para unir a las posturas en una danza de energía.

Me baso en las enseñanzas de todos mis maestros, que a la vez fueron influenciados por el Gran Maestro de esta era: Sri. T. Krishnamacharya, el cual fue un gran yogui, sanador, erudito en sánscrito, que pensaba que el yoga debe ser modificado para adecuarse al alumno.

Junto con Ignacio Simons, cocreé la Asociación de Instructores de Yoga de Latinoamérica A.C.LAIYLA, que además de administrar escuelas de yoga, da fe y certifica a los alumnos que se han preparado desde entonces con nosotros. Las puertas están abiertas para todos los estilos de yoga.

Estoy orgulloso de esta gran familia y te invito a formar parte de este grupo, que se caracteriza por su espíritu abierto y enfocado en el servicio hacia las demás personas. 

ESTILOS
Yoga
Social