Isabel Ward

Isabel Ward

Yoga

Isabel Ward

Estilos

"Comencé un camino de escucha de las sensaciones, de las percepciones y emociones que conviven junto al pensamiento..."

Mi búsqueda interior empezó hace años, cuando era una jovencita. Encontré diversos caminos que tras unos prometedores comienzos, perdían su encanto dejándome nuevamente en la posición de partida.

Hasta que con 26 años encontré el yoga, que me hizo parar para darme cuenta de que lo único real en la vida es el momento presente. Fue entonces cuando comencé un camino de escucha de las sensaciones, de las percepciones y emociones que conviven junto al pensamiento, pero a las que hasta ese momento no había dedicado atención.

Son muchos los profesores con los que he aprendido y me he formado a lo largo de estos años. A José Manuel Vázquez le debo mi enfoque en la respiración, que luego se ha visto reforzado con otros maestros con los que he tenido el placer de aprender.

En el año 2008 me consolidé como profesora de yoga con Amable Díaz de AEPY, de quien aprendí la pedagogía del yoga y el aspecto energético de la práctica. Durante los siguientes años complementé mi formación con diversos maestros de yoga dinámico, yoga iyengar y yoga egipcio. También me formé con Danilo Hernández, de quién aprendí que Yoga es Uno y que lo diferentes somos las personas que lo aplicamos, y completé la formación de Sadhana Síntesis, sumergiéndome en el campo de la meditación.

Durante esa época de intensa formación con Danilo, creé junto a José Cruz Igartua, maestro zen, la Asociación Retiro Anandamaya, donde trabajé con distintos maestros y profesores de yoga y otras formas de crecimiento personal.

Me abrí a la meditación Vipassana y al Mindfulness de la mano de Mario Carillo y los maestros budistas invitados a participar en su centro y que ahora colaboran en el espacio que dirijo actualmente, Yoga Anandamaya.

Por último, me siento agradecida a Lula Cañas, con quién profundicé en los sutras, y a José Carbajal, con quién he practicado Asthanga Yoga desde el 2011 y hasta hace unos meses, cuando me anunciaron que una nueva vida crece en mi interior. Y a los ashram y maestros que me han dado un poco de luz en mis viajes a la India. 

"Comencé un camino de escucha de las sensaciones, de las percepciones y emociones que conviven junto al pensamiento..."

Mi búsqueda interior empezó hace años, cuando era una jovencita. Encontré diversos caminos que tras unos prometedores comienzos, perdían su encanto dejándome nuevamente en la posición de partida.

Hasta que con 26 años encontré el yoga, que me hizo parar para darme cuenta de que lo único real en la vida es el momento presente. Fue entonces cuando comencé un camino de escucha de las sensaciones, de las percepciones y emociones que conviven junto al pensamiento, pero a las que hasta ese momento no había dedicado atención.

Son muchos los profesores con los que he aprendido y me he formado a lo largo de estos años. A José Manuel Vázquez le debo mi enfoque en la respiración, que luego se ha visto reforzado con otros maestros con los que he tenido el placer de aprender.

En el año 2008 me consolidé como profesora de yoga con Amable Díaz de AEPY, de quien aprendí la pedagogía del yoga y el aspecto energético de la práctica. Durante los siguientes años complementé mi formación con diversos maestros de yoga dinámico, yoga iyengar y yoga egipcio. También me formé con Danilo Hernández, de quién aprendí que Yoga es Uno y que lo diferentes somos las personas que lo aplicamos, y completé la formación de Sadhana Síntesis, sumergiéndome en el campo de la meditación.

Durante esa época de intensa formación con Danilo, creé junto a José Cruz Igartua, maestro zen, la Asociación Retiro Anandamaya, donde trabajé con distintos maestros y profesores de yoga y otras formas de crecimiento personal.

Me abrí a la meditación Vipassana y al Mindfulness de la mano de Mario Carillo y los maestros budistas invitados a participar en su centro y que ahora colaboran en el espacio que dirijo actualmente, Yoga Anandamaya.

Por último, me siento agradecida a Lula Cañas, con quién profundicé en los sutras, y a José Carbajal, con quién he practicado Asthanga Yoga desde el 2011 y hasta hace unos meses, cuando me anunciaron que una nueva vida crece en mi interior. Y a los ashram y maestros que me han dado un poco de luz en mis viajes a la India. 

ESTILOS
Yoga
Social