Elsa Duport

Elsa Duport

Yoga, Meditación

Elsa Duport

"Realicé mi primera formación de yoga sin ánimo de enseñar, emprendí el camino como algo personal... me ayudó a mejorar mis hábitos, a romper barreras y límites, y sentí que debía compartirlo."

Surge desde temprana edad mi interés por la filosofía y culturas orientales. Los libros y los viajes a Asia despertaron mi curiosidad y me decidí a estudiar y profundizar en el yoga. Realicé mi primera formación de yoga sin ánimo de enseñar, emprendí el camino como algo personal. Sin embargo, supuso un gran descubrimiento: el yoga me ayudó a mejorar mis hábitos, a romper barreras y límites, y sentí que debía compartirlo.

Desde entonces no he dejado de formarme en diferentes escuelas y estilos, desde los más tradicionales, hasta los más modernos como Anusara, Acroyoga o Yoga Flow, con distintos maestros de yoga y meditación, nacionales e internacionales.

Considero que la formación debe ser algo continuo. Ahora, como profesora de yoga y yogaterapia, profundizo en el estudio del Yoga Iyengar y la meditación, siguiendo la tradición Vedanta Advaita.

Complemento mi formación de yoga con la danza, estudiando a través de ambas disciplinas el movimiento consciente. Tengo formación complementaria de Pilates y Reiki.

En 2006 comienzo a impartir mis clases en centros de mayores, centros de yoga, gimnasios y centros deportivos.

Actualmente también imparto clases en empresas y a particulares, siempre adaptadas a las necesidades del alumno, en algunos casos deportistas o personas con lesiones que no pueden asistir a clases colectivas, o profesores en formación que quieren mejorar su práctica.

Imparto clases en las que utilizo soportes, empleando los apoyos que sean necesarios para que las asanas sean más accesibles, y así poder profundizar en ellas, y también enfoco la enseñanza hacia sesiones de yoga más fluidas. Cada día es diferente, ya que la propia práctica también lo es.

Además, en mis clases me gusta integrar la filosofía y transmitir que la práctica de yoga no se limita a la esterilla, si no que comienza fuera de ella.

El Yoga nos aporta beneficios físicos, mentales y emocionales. Nos enseña a soltar (por ejemplo tensión), nos enseña a escucharnos, a sentirnos, a reconocer nuestros límites y a respetarnos. Por eso os invito a probar y experimentar para descubrir el yoga desde vuestra propia experiencia.

"Realicé mi primera formación de yoga sin ánimo de enseñar, emprendí el camino como algo personal... me ayudó a mejorar mis hábitos, a romper barreras y límites, y sentí que debía compartirlo."

Surge desde temprana edad mi interés por la filosofía y culturas orientales. Los libros y los viajes a Asia despertaron mi curiosidad y me decidí a estudiar y profundizar en el yoga. Realicé mi primera formación de yoga sin ánimo de enseñar, emprendí el camino como algo personal. Sin embargo, supuso un gran descubrimiento: el yoga me ayudó a mejorar mis hábitos, a romper barreras y límites, y sentí que debía compartirlo.

Desde entonces no he dejado de formarme en diferentes escuelas y estilos, desde los más tradicionales, hasta los más modernos como Anusara, Acroyoga o Yoga Flow, con distintos maestros de yoga y meditación, nacionales e internacionales.

Considero que la formación debe ser algo continuo. Ahora, como profesora de yoga y yogaterapia, profundizo en el estudio del Yoga Iyengar y la meditación, siguiendo la tradición Vedanta Advaita.

Complemento mi formación de yoga con la danza, estudiando a través de ambas disciplinas el movimiento consciente. Tengo formación complementaria de Pilates y Reiki.

En 2006 comienzo a impartir mis clases en centros de mayores, centros de yoga, gimnasios y centros deportivos.

Actualmente también imparto clases en empresas y a particulares, siempre adaptadas a las necesidades del alumno, en algunos casos deportistas o personas con lesiones que no pueden asistir a clases colectivas, o profesores en formación que quieren mejorar su práctica.

Imparto clases en las que utilizo soportes, empleando los apoyos que sean necesarios para que las asanas sean más accesibles, y así poder profundizar en ellas, y también enfoco la enseñanza hacia sesiones de yoga más fluidas. Cada día es diferente, ya que la propia práctica también lo es.

Además, en mis clases me gusta integrar la filosofía y transmitir que la práctica de yoga no se limita a la esterilla, si no que comienza fuera de ella.

El Yoga nos aporta beneficios físicos, mentales y emocionales. Nos enseña a soltar (por ejemplo tensión), nos enseña a escucharnos, a sentirnos, a reconocer nuestros límites y a respetarnos. Por eso os invito a probar y experimentar para descubrir el yoga desde vuestra propia experiencia.

ESTILOS
Yoga Meditación
Social

Sus clases