• Ustrasana1/4

    Postura 1

    Postura del camello

    Ustra significa camello. Ustrasana es una postura de extensión muy exigente que requiere de gran flexibilidad. Si eres principiante puedes practicar otras posturas de extensión como Bhujangasana e ir ganando elasticidad poco a poco.

    Buscar más posturas
  • Ustrasana2/4

    Postura 2

    Postura del camello variación 2

    Una posible variación de esta postura es flexionando los pies y apoyando los dedos en el suelo.

    Buscar más posturas
  • Ustrasana3/4

    Postura 3

    Postura del camello con apoyo

    Si te cuesta llegar con las manos a los pies, puedes colocar dos bloques al lado de ambos pies y apoyar las manos sobre ellos.

    Buscar más posturas
  • Ustrasana4/4

    Postura 4

    Postura del camello variante fácil

    Si estás empezando a practicar yoga, tienes poca elasticidad, o te duele la zona lumbar, te aconsejamos que practiques esta variación sencilla de Ustrasana. Coloca las manos sobre los riñones y expande el pecho a la vez que inhalas.

    Buscar más posturas

- Arrodíllate en el suelo con las rodillas y pies juntos, los empeines apoyados en el suelo y los dedos apuntando hacia atrás.

- Apoya las manos en las caderas y estírate hacia arriba.

- Toma aire y aprovechando la apertura del tórax, comienza a arquear la columna lentamente hacia atrás.

- Con la exhalación, apoya la mano derecha en el talón derecho y la izquierda en el talón izquierdo.

- Echa la cabeza hacia atrás.

- Empuja la pelvis hacia delante para mantener los muslos perpendiculares al suelo.

- Produce un potente estiramiento de la musculatura anterior del tronco y de las fascias.

- Desarrolla la caja torácica y facilita la respiración intercostal.

- Dota de elasticidad a la columna vertebral.

- Masajea los riñones y glándulas suprarrenales, mejorando su función.

- Estimula el funcionamiento de la glándula tiroides.

- Estira los músculos de la parte superior de los muslos.

- Ustrasana es una postura exigente, que requiere buena elasticidad en la columna. Al principio es posible ejecutarla con las rodillas y pies un poco separados. Pero a medida que ganemos flexibilidad es necesario volver a juntarlas.

- Estírate hacia arriba antes de comenzar a arquear la columna.

- Intenta iniciar el arco y apertura en la posición vertical. Evita dejarte caer hacia atrás en bloque o acercar los glúteos a los tobillos.

- Contrae los glúteos y empuja la pelvis hacia delante, teniendo cuidado en no lastimar la zona lumbar.