• Sukhasana con torsión1/2

    Postura 1

    Postura sencilla con torsión

    Esta postura también recibe el nombre de Sukhasana con torsión, se trata realmente de una torsión partiendo de la postura de sentado con las piernas cruzadas. Es necesario que la espalda esté bien erguida y derecha para hacer esta asana.

    Buscar más posturas
  • Sukhasana con torsión2/2

    Postura 2

    Postura sencilla con torsión variación 1

    En caso de sentir incomodidad o dificultad para erguir la espalda, se aconseja colocar una manta doblada bajo la pelvis. En este caso la mano de atrás se puede apoyar en el suelo.

    Buscar más posturas

- Partimos de Dandasana. Cruza las piernas como los indios, en la postura sencilla.

- Apoya las manos en las rodillas manteniendo los hombros y los brazos relajados.

-Tomando una inhalación estírate hacia el cielo, ampliando el espacio intervertebral. Exhalando comienza a girar tu tronco hacia la izquierda.

- Apoya ahora tu mano derecha en la rodilla izquierda y sujeta fuertemente. Este apoyo te ayudará a girar y a sostenerte en la postura. Pasa la mano izquierda por detrás de tu cintura como si la abrazases y quisieras llegar a la cadera derecha.

- Gira la cabeza hacia la izquierda todo lo que puedas, siempre manteniendo las cervicales en línea con el resto de la columna vertebral. Evita excesiva tensión en este giro.

- Mantén la postura en la inmovilidad, respirando profundamente, durante uno o dos minutos.

- Durante la siguiente inhalación vuelve a estirarte hacia arriba y exhalando regresa al centro. Repite toda la operación hacia el otro lado.

- Fortalece la musculatura que sostiene la columna vertebral.

- Aumenta la flexibilidad de la columna vertebral.

- Corrige desviaciones leves de la columna (cifosis, escoliosis).

- Proporciona un masaje a los órganos del abdomen y la pelvis.

- Aumenta la elasticidad de las articulaciones de las piernas.

- Incrementa la irrigación sanguínea en la pelvis, el abdomen y la región lumbar.

- Mejora la movilidad en la cintura escapular.

- Tonifica los nervios espinales y equilibra el funcionamiento del sistema nervioso simpático.

- Despeja las fosas nasales.

- Tiene un efecto sedante sobre el sistema nervioso.

- Tu columna debe estar erguida antes de comenzar la torsión. Si no es posible, no estás habituado a esta postura y estás muy incómodo, tal vez puedas cambiar esta asana por otra torsión como Vakrasana en la que una pierna permanece estirada.
- Es de suma importancia el estiramiento inicial, antes de girar el tronco. De este modo las vértebras se separan ligeramente unas de otras y evitamos comprimir los discos. Debe hacerse también al deshacer la postura.

- Sujeta con fuerza la rodilla, pero sin tensión.

- Mantén los hombros hacia abajo y el cuello bien extendido.

- Respira confortablemente y mantén tu mente atenta a las sensaciones. En las posturas más cómodas es fácil que la mente se distraiga y divague.