• Setu Bandhasana1/3

    Postura 1

    Postura del puente

    Setu significa “puente”, bandha “formación”, la traducción completa sería: ‘Postura de formación de puente’.

    Es el complemento y compensación de Sarvangasana (postura sobre los hombros) y Halasana (postura del arado).

    Buscar más posturas
  • Setu Bandhasana2/3

    Postura 2

    Postura del puente variación 2

    Para aumenar la intensidad de la postura podemos colocar las manos debajo de la espalda, al tiempo que los pies se ponen de ‘puntillas’ con el objetivo de incrementar el grado de extensión.

    Buscar más posturas
  • Setu Bandhasana3/3

    Postura 3

    Postura del puente con apoyo

    Si por el contrario queremos facilitar esta postura de yoga, será suficiente con colocar los brazos a los lados del cuerpo y descender ligeramente la pelvis. Incluso podemos colocar un bloque bajo el sacro.

    Buscar más posturas

- Tumbados boca arriba con los brazos a lo largo del cuerpo y las rodillas flexionadas al ancho de las caderas, procuramos alinear bien los talones y los dedos de los pies para que apunten hacia delante.

- Al inhalar, empujamos con firmeza los pies contra el suelo mientras levantamos las caderas y despegamos la espalda del suelo.

- Con los brazos extendidos hacia los pies, unimos las palmas y entrelazamos los dedos. Presionamos el borde exterior de las manos contra el suelo, a la vez que levantamos bien la cadera y presionamos con los talones el suelo, apoyándonos sobre la parte superior de los hombros.

- Llevamos el mentón hacia el pecho, manteniendo el cuello largo.

- Nos impulsamos hacia arriba gracias a la parte delantera de los muslos, sintiendo cómo el coxis se acerca a las rodillas.

- Relajación profunda en cuello y hombros

- Estimula la circulación y estira los órganos abdominales, produciendo un suave masaje.

- Si se está atento, refuerza la musculatura pélvica y del periné.

- Flexibiliza y fortalece la espalda.

- Expansión torácica.

- Estimulación de los nervios espinales.

- Es imprescindible que la base esté bien construida, porque si no el resto de la postura se resentirá y será necesario volver a construirla desde el principio.

- No dejamos que las rodillas y pies se abran hacia fuera.

- Sensación constante de “hombros lejos de las orejas”.

- Si se padece ciática, lesiones en rodillas, lumbalgias o cualquier patología asociada, no se aconseja realizar esta postura.