• Parighasana1/1

    Postura 1

    Postura de la verja

    Parigha es el vocablo sánscrito que se traduce como verja, barrera, portal. En esta asana el cuerpo simula una puerta que se cierra. Pertenece a la familia de posturas de yoga de inclinación o flexión lateral.

    Buscar más posturas

- Arrodíllate en la esterilla y extiende lateralmente la pierna derecha con la planta del pie apoyada en el suelo. Opcionalmente se puede orientar los dedos hacia arriba para aumentar el estiramiento en los aductores.

- Asegúrate de que la rodilla izquierda está situada en línea con tu cadera, no debe estar más abierta.

- Inhalando eleva tus brazos lateralmente dibujando dos grandes semicírculos. Procura mantener los hombros lejos de las orejas.

- Al exhalar, inclina el tronco hacia la derecha acercando el costado derecho a la pierna extendida. Apoya la mano derecha en la pierna y deja el brazo izquierdo extendido por encima de tu cabeza.

- En esta postura el pecho debe estar bien abierto y orientado hacia el frente.

- Puedes mantener la cabeza en línea con la columna vertebral y mirando hacia delante o realizar una ligera torsión en la columna cervical y mirar hacia arriba.

- Mantén la postura en la inmovilidad nutriéndola con respiraciones amplias en la zona intercostal.

- Lentamente vuelve arriba haciendo el camino inverso, descansa un momento sobre los talones y después repite hacia el otro lado.

- Estira y abre intensamente los costados, estirando los músculos oblicuos del abdomen.

- Tonifica los músculos intercostales y serratos que intervienen en la respiración.

- Se produce un estiramiento intenso de los músculos aductores de la pierna extendida.

- Mejora la apertura y movilidad en los hombros.

- Proporciona masaje en las glándulas suprarrenales, mejorando la tensión arterial y regulando la producción de adrenalina y cortisol.

- La torsión en las cervicales despeja y abre las fosas nasales.

- Ayuda a mantener la elasticidad de la columna vertebral.

- Es muy importante adoptar una buena postura inicial antes de hacer la flexión. La rodilla flexionada debe estar en línea con la cadera y no más abierta. 

- Puedes poner una manta doblada bajo la rodilla que se apoya en el suelo.

- La pierna estirada debe estar completamente extendida. Apoya la planta del pie en el suelo. Si no puedes, lleva los dedos un poco hacia dentro/delante, o coloca una manta doblada bajo el puente del pie. También puedes orientar los dedos hacia arriba.

- Procura que tus hombros estén relajados.

- El pecho mira hacia el frente ya que se trata de flexión lateral. Si giramos el tronco hacia abajo se convierte en flexión oblicua. 

- Todo el cuerpo debe permanecer en el mismo plano (excepto el pie que queda atrás). Esto quiere decir que evitaremos sacar los glúteos hacia atrás o la cabeza y brazos hacia delante. También evitaremos arquear la zona lumbar más allá de su curvatura natural.

- Evitaremos esta postura ante problemas graves de rodillas o hernias inguinales.