• Matsyasana1/2

    Postura 1

    Postura del pez

    Matsya significa pez. Los textos sánscritos afirman que esta asana permite flotar en el agua como un pez. Efectivamente la postura de yoga Matsyasana mejora la flotabilidad al poner el centro de gravedad hacia la mitad del cuerpo, permitiendo una mejor ventilación de los pulmones.

    Buscar más posturas
  • Matsyasana2/2

    Postura 2

    Postura del pez variación 1

    Esta es una variación fácil para las personas que estén iniciándose en esta postura. Se mantiene la mirada al frente y el torso elevado.

    Buscar más posturas

- Partiendo de Dandasana inclina un poco el tronco hacia atrás y a la derecha, para colocar el codo derecho en el suelo. De la misma forma apoya el codo izquierdo en el suelo.

- Lleva el pecho hacia delante y arriba lo más que puedas dibujando un arco en tu espalda.

- Inclina la cabeza hacia atrás. Lentamente mueve los codos hacia delante hasta que logres apoyar la coronilla en el suelo.

- La mirada vuelta hacia atrás, viendo el mundo del revés.

- Mantén la postura durante un minuto como máximo y desciende la espalda hasta el suelo, observando levantar ligeramente la cabeza para evitar que ruede por el suelo.

 - Favorece la expansión del tórax y aumenta la capacidad respiratoria.

- Regula el funcionamiento de la glándula tiroides.

- Colabora en la apertura de la articulación de los hombros.

- Fortalece los músculos del cuello, la espalda, el cinturón abdominal.

- Tonifica los nervios espinales debido a la mayor afluencia de sangre en la musculatura de la espalda.

- El plexo solar se abre y se descongestiona.

- Ejerce un poderoso masaje en la región lumbar, tonificando las glándulas suprarrenales.

- Estimula la glándula pineal.

- El estiramiento que se produce en el abdomen, añadido a la respiración profunda, masajea los órganos abdominales, en especial el hígado y el bazo.

- Previene y mejora las hemorroides.

- Resulta favorable para algunos trastornos respiratorios con dificultad en la exhalación como el asma o la bronquitis.

- En la postura final continúa con los codos apoyados en el suelo. Sólo para practicantes con larga experiencia recomendamos levantar los codos del suelo y apoyar las manos en los muslos.

- Asegúrate de apoyar en el suelo la parte más alta de la cabeza, no la zona occipital.

- Mantén las piernas bien extendidas y los pies apuntando al cielo.

- Junta los labios y esfuérzate en estirar la parte anterior del cuello.

- En caso de existir alguna lesión importante en la columna vertebral o hernia de disco se recomienda precaución en la práctica Matsyasana.

Clases con esta postura