• Janusirsasana1/3

    Postura 1

    Postura de la cabeza a la rodilla

    Janu significa rodilla en sánscrito, y sirsa es la cabeza. Pertenece a la familia de posturas de yoga de flexión anterior accesible para todo el mundo que trae múltiples beneficios al organismo.

    Buscar más posturas
  • Janusirsasana2/3

    Postura 2

    Postura de la cabeza a la rodilla, variación 1

    Sujeta los pies con las manos y mantén la columna vertebral en línea desde el sacro, traccionando con los codos para ir avanzando progresivamente en la postura.

    Buscar más posturas
  • Janusirsasana3/3

    Postura 3

    Postura de la cabeza a la rodilla variación 2

    Para facilitar la postura siéntate sobre una manta doblada y utiliza un cinturón alrededor del pie, sujétalo con las manos y ve avanzando lentamente en tu postura.

    Buscar más posturas

- Partiendo de Dandasana flexiona la pierna izquierda apoyando la planta del pie contra la cara interna del muslo derecho. El talón debe estar en contacto con la ingle o el pubis.

- Al inhalar realiza una extensión axial creando espacio entre las vértebras. A continuación mientras exhalas, ve flexionando tu tronco hacia delante, comenzando la flexión en la pelvis, después desciende el abdomen acercándolo a los muslos, el pecho y por último la cabeza.

- Las manos se sujetan al pie derecho.

- Mantén la postura en la inmovilidad durante un minuto aproximadamente. Después incorpórate, estira la pierna izquierda y descansa brevemente.

- Repite el ejercicio hacia el otro lado.

- Aporta elasticidad a la musculatura posterior del cuerpo (espalda, piernas y glúteos) También flexibiliza la columna vertebral y la articulación de la rodilla.

- Proporciona un beneficioso masaje a todos los órganos abdominales mejorando sus funciones.

- También favorece el funcionamiento de los riñones.

- Estimula los movimientos intestinales, previniendo contra el estreñimiento.

- Resulta favorable para la próstata, el nervio ciático, la diabetes y el lumbago.

- Calma el sistema nervioso y favorece la introspección de la mente. 

- Es importante la buena colocación inicial de la pelvis, llevando los glúteos hacia atrás. De esta forma se respeta la curvatura lumbar natural y posteriormente, la flexión será menos costosa de realizar.

- La pierna que permanece extendida hacia el frente, debe tener el pie apuntando hacia arriba, para evitar que se gire hacia el exterior. También es importante que la rodilla esté completamente estirada.

- Es normal que al principio la rodilla que está flexionada se eleve del suelo. Esto ocurre sobre todo en personas con poca elasticidad en la articulación coxo-femoral. En ningún caso se debe forzar la rodilla hacia abajo bruscamente.

- Cada practicante efectuará la postura hasta donde le sea posible. Es probable que la cabeza no alcance la rodilla al menos al principio. De nuevo tendremos paciencia y cuidado en no forzar nuestro cuerpo y confiaremos en que poco a poco gracias a una práctica atenta y perseverante, nuestro cuerpo alcanzará las condiciones necesarias para permanecer en la postura cómodamente.

- Esta asana debe hacerse en primer lugar sobre la pierna derecha estirada y después sobre la pierna izquierda. De esta forma favorecemos el tránsito intestinal.

- En caso de hernia inguinar, se recomienda consultar al médico antes de ejecutarla.

Clases con esta postura