• Dhanurasana1/1

    Postura 1

    Postura del arco

    Dhanu significa arco. En esta postura el cuerpo se asemeja a un arco en tensión. Es una de las posturas de yoga clásicas de grandes beneficios pero no siempre es fácil, sobre todo al principio.

    Buscar más posturas

- Túmbate boca abajo en la esterilla con el cuerpo completamente estirado. Realiza una extensión axial, intenta crecer unos centímetros creando espacio entre las vértebras.

- Flexiona las piernas y sujeta los tobillos o los empeines con las manos. Los cinco dedos de la mano deben permanecer juntos (no se separa el pulgar) y coge el tobillo por el exterior.

- Todavía con el cuerpo y la cabeza en el suelo, vuelve a crecer.

- Durante la siguiente inhalación tensa el arco, es decir lleva los pies hacia atrás y arriba, elevando las piernas del suelo y manteniendo los brazos bien extendidos. Levanta la cabeza y el pecho del suelo, mirando hacia delante.

- Mantén la postura entre 20 segundos y un minuto, nutriéndola con una respiración cómoda.

- Desciende al exhalar, suelta los tobillos y descansa.

- Estimula los nervios espinales y el sistema nervioso simpático.

- Flexibiliza la columna vertebral y evita su envejecimiento prematuro.

- Previene la calcificación de las articulaciones vertebrales.

- Estira intensamente todos los músculos de la parte anterior del cuerpo.

- Se produce una fuerte presión intraabdominal, lo que favorece el funcionamiento de todos los órganos abdominales.

- Tonifica y descongestiona el plexo solar.

- Combate la celulitis y el sobrepeso.

- Mejora el funcionamiento de las glándulas suprarrenales, regulando la secreción de adrenalina y cortisol.

- Descongestiona el hígado.

- Combate el estreñimiento.

- Proporciona masaje a los riñones que mejora su función de eliminación.

- Asegúrate de que la postura de tus manos al sujetar los tobillos es la correcta y mantén los brazos extendidos.

- La elevación del tronco se realiza por la tracción que hacen los pies hacia atrás.

- Separa ligeramente las rodillas para poder elevar las piernas.

- La pelvis no soporta el peso del cuerpo, es la zona abdominal.

- Los músculos de la espalda deben estar relajados ya que no son ellos los que elevan el tronco.

- Mantén las dos piernas elevadas a la misma altura.

- Las personas afectadas de hernia discal deberán proceder con precaución y siempre bajo la supervisión de un profesional en esta postura.

Clases con esta postura