• Ardha Matsyendrasana1/3

    Postura 1

    Postura de media torsión espinal

    Esta es una de las pocas posturas de yoga que llevan el nombre del yogui que la inventó, el Rishi Matsyendra. Es una postura de torsión sentado que hace girar la columna vertebral desde la base hasta las cervicales.

    Buscar más posturas
  • Ardha Matsyendrasana2/3

    Postura 2

    Postura de media torsión sentado variación 1

    En una fase  algo más avanzada de esta postura, el brazo de atrás pasa por detrás de la cintura e intenta coger la otra mano, que habrá pasado por debajo de la pierna flexionada.

    Buscar más posturas
  • Ardha Matsyendrasana3/3

    Postura 3

    Postura de media torsión sentado con apoyo

    En caso de dificultad para mantener la espalda erguida se aconseja colocar bajo la pelvis una o dos mantas dobladas. La mano de atrás queda apoyada sobre la manta aunque se intentará mantener el hombro lejos de las orejas.

    Buscar más posturas

- Sentado en el suelo con las piernas extendidas, comienza por doblar la pierna derecha. Crúzala por encima de la otra y apoya la planta del pie en el suelo cerca de la rodilla izquierda.

- Ahora flexiona también la pierna izquierda, y lleva el pie cerca de la cadera derecha. La cara exterior de la pierna queda apoyada en el suelo.

- Asegúrate de que las dos nalgas, o mejor, los dos isquiones, estén apoyados en el suelo, para asegurar la verticalidad de la columna.

- Toma una inhalación y crea espacio entre las vértebras.

- Al exhalar, comienza a girar hacia la derecha; la torsión debe comenzar en el sacro, para ir alcanzando progresivamente todas las vértebras de la columna de manera lenta y suave.

- Apoya la mano derecha en el suelo, por detrás de ti.

- Con el brazo izquierdo abraza la rodilla derecha acercando el muslo al abdomen.

- Gira la cabeza y  lleva la mirada lejos por detrás de ti.

- Mantén la postura durante un minuto aproximadamente haciendo respiraciones abdominales y lentas para intensificar el masaje abdominal.

- Deshaz la postura lentamente y repite hacia el otro lado.

- Mejora la flexibilidad de la columna vertebral.

- Estira y alarga todos los músculos y ligamentos de la columna vertebral.

- Previene e incluso mejora escoliosis y otras desviaciones de la columna.

- Tonifica los nervios espinales y equilibra el funcionamiento del sistema nervioso simpático.

- Evita que se produzca soldadura entre la 5ª vértebra lumbar y el hueso sacro, favoreciendo la movilidad en esta articulación.

- Ejerce un poderoso masaje sobre las vísceras del abdomen, que se ve acentuado por la respiración profunda. Al hacerlo hacia el lado derecho, se benefician el colon ascendente, el hígado y el riñón derecho. Al hacerlo hacia la izquierda los beneficiados son el colon descendente, el páncreas, el bazo y el riñón izquierdo.

- Mejora el peristaltismo intestinal y previene el estreñimiento.

- Mejora el funcionamiento de las glándulas suprarrenales.

- La torsión en la zona cervical descongestiona y abre las fosas nasales.

- La planta del pie debe estar totalmente apoyada en el suelo, desde el talón hasta los dedos.

-¡Importantísimo! Antes de girar la columna, realiza una extensión axial, para aumentar el espacio entre las vértebras y evitar la compresión de los discos intervertebrales.

- Los hombros sirven para acentuar la torsión, empujando el derecho hacia atrás y el izquierdo hacia delante (y viceversa al hacer el otro lado), aunque siempre deben permanecer los dos a la misma altura.

- El abdomen queda en contacto con el muslo de la pierna que está arriba.

- Evita cualquier tensión en la zona cervical. El cuello gira pero sin dolor y sin inclinar la cabeza.

- Es importante mantener la postura con la espalda bien erguida.

- Se debe realizar primero hacia el lado derecho y después hacia el izquierdo para favorecer el peristaltismo intestinal.

Clases con esta postura