Un presente consciente


Un presente consciente

Un presente consciente

Ha comenzado la primavera, un año más la naturaleza despierta en su verdor iniciando un nuevo ciclo de vida, un empezar otra vez con energía renovada y un momento idóneo para expandirnos, relacionarnos más y emprender proyectos de futuro.

Tal y como yo lo veo, el futuro en realidad es el tiempo inmediato, el siguiente minuto es también tu futuro, el que te sitúa en tu presente, que es donde vives y respiras de verdad cada día.

Con este punto de vista y motivada por el espíritu de la primavera, te invito a reflexionar sobre tu idea de futuro y cómo lo construyes:

  • ¿Te preocupa?
  • ¿Te genera ansiedad?
  • ¿Piensas que siempre llegará algo mejor que lo que tienes en este momento?

¿Qué tal si en lugar de dejarte flagelar por la incertidumbre te ocupas de ser feliz en cada instante? no pospongas tu bienestar con metas demasiado alejadas, lo que puede ser satisfactorio, sano y afortunado ahora mismo cuando lees por ejemplo estas palabras. Organiza un esquema más cercano, sencillo y manejable.

No quiero decir que no se deba proyectar, ¡claro que sí! es importante imaginar, visualizar la clase de vida que quieres tener, incluso soñar despierto de vez en cuando si eso te da aliento y te alimenta ayudando a seguir en la dirección que has escogido; no hay que olvidar que todo empieza a gestarse en la mente antes de ser materializado.

Con los años, he aprendido a apreciar enormemente los pequeños detalles, una caricia, el mensaje de algún alumno dándome las gracias por una clase , la visión del cielo y los árboles una tarde de verano estirando en el Retiro, cuando mi vecino cascarrabias de pronto me sonríe y se ofrece a cuidar a mi perro de lo más encantador; de esos fragmentos de belleza se compone para mi la vida cotidiana.

Mantener los pies bien arraigados a la tierra y la mente lo más centrada posible, en calma y conectada con el corazón es una responsabilidad vital y un verdadero compromiso con un presente consciente y feliz.

Vive cada minuto de ese futuro inmediato lo más lúcidamente que puedas, proyecta tu deseo de felicidad aquí y ahora, créalo, porque el futuro está sucediendo cada segundo.

Y cuando sientas que las cosas se tambalean, cuando la inseguridad te azote, recuerda: RESPIRA, es ahí donde empieza todo.

+ No hay comentarios

Añade el tuyo

* Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad