Atención plena en tu alimento


Atención plena en tu alimento

Atención plena en tu alimento

El alimento es energía, es medicina.

Lo que llevas a tu boca determina como estás. Somos lo que comemos.
Pero además de elegir conscientemente tu alimento, de conectar con proveedores naturales, conocer cuáles son las mejores combinaciones para que tu cuerpo esté bien nutrido a través de alimentos cercanos a la tierra, es muy importante que prestes atención a COMO COMES.

¿A qué me refiero? A que comiences a activar tus 5 sentidos, que puedas generarte un ritual en al menos una o dos de tus comidas diarias.
Tómate tu tiempo ( que no son más de 20 minutos) para sentarte y disfrutar de tu comida. Entre comer bien y mal existe muy poco espacio de diferencia y te aseguro que para tu organismo no es lo mismo. Comer rápido y nervioso/a en tu oficina al lado del computador no es una buena opción, pero sucede a diario, y el tiempo que te toma es el mismo que si te sentaras fuera de tu box y tomaras un tiempo de relax y conexión con tu alimento.

No es creencia, es experiencia. Todo lo que te cuento pruébalo, experimentalo y saca tus propias conclusiones, pero date el espacio para poder vivirlo.
Presta atención si estás ingiriendo el alimento en un estado emocional desequilibrado, de ansiedad, de ira, de estrés. Cuando reconozcas la emoción sería bueno que no ingieras el alimento en ese estado, respira profundo, libera la emoción y luego dale paso a tu alimento-medicina.
Por esta razón es que permanentemente te recuerdo la palabra CONSCIENTE.
Porque es transversal a todas las áreas de tu vida, cuando decides transitarla en forma consciente, empoderándote, haciéndote cargo, ya no hay vuelta atrás…

Si estás atento/a, si escuchas a tu cuerpo, si percibes como se encuentra tu mente, tus emociones, estarás más disponible para que este proceso de alimentarte en forma natural sea fluído y placentero.
Tu cuerpo es sabio, solo resta que puedas estar presente en su totalidad.
Como ejercicio te invito a que tomes algún alimento y que te conectes con todos los sentidos, observándolo, oliéndolo, tocándolo, sintiendo su gusto, masticándolo, tragándolo y percibiendo qué sucede cuando ingresa a tu organismo, como se siente con este nivel de registro y consciencia.
Personalmente me gusta agradecer cada vez que me siento a la mesa, intencionar con amor ese alimento que será la energía que me representará en el día a día.

Recuerda que habitar tu cocina es el primer paso, con presencia, siendo amable con el proceso y cocinando con cariño. Hay una comunicación allí en el hacer y compartir tus recetas.
Lo que llevas a tu boca está muy relacionado con lo que posteriormente vas a conectar o no, con tus emociones, con tus sentimientos, si si, así es!! Tu alimento es tu combustible, esa energía que te permite ir en pos de tus metas, ¡o lo que deseas tanto!
Cuidar tu alimento es cuidar tu energía que es lo más preciado que tenemos.
Para terminar me gustaría compartirte un texto muy bonito.

“ Una buena nutrición repercute en lo que sentimos de manera integral. El acto consciente de alimentarnos bien, es una acto de amor hacia nosotros mismos que nos llena de placer y a la vez de salud. Hemos perdido de vista a la alimentación como fuente de bienestar. Varias personas se excusan diciendo que el estrés impide atender su alimentación obviando que cuando menos cuiden su alimentación más expuestas estarán al estrés. El cuerpo construye su salud con los nutrientes que nosotros mismos le proveemos.” Adriana Ortemberg

Hasta pronto,
Flow Rapisardi


+ No hay comentarios

Añade el tuyo

* Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad